7
Nov

¿Cómo es Dios?

Para que busquen al Señor, si en alguna manera, palpando, le  hallen; si bien no está lejos de cada uno de nosotros. Hechos 17:27

No existe pensamiento más importante que nuestro concepto de Dios. Nada define más la historia de un pueblo que su religión y nada define su religión como su concepto de Dios. Esto se ve concretamente en la vida de los ciudadanos de una nación pues existe una ley interna que declara que todos inconcientemente nos movemos en la dirección de nuestro concepto de cómo es Dios.

Si creemos que Dios no existe o no se involucra en su creación, cada uno hace lo que bien le parece y no teme las consecuencias. Si creemos que Dios existe y es castigador y caprichoso, las leyes de la sociedad serán estrictas, pero inconsistentes. Si creemos que Dios existe y es personal, haremos todo lo necesario para concerlo. Hay tantos conceptos diferentes de Dios que podemos declarar con seguridad que nuestro concepto de Dios define nuestro diario vivir.

Quizás el problema más serio que impacta nuestra sociedad es que la iglesia ya no representa bien a Dios. Existen tantas iglesias con sus doctrinas inventadas por hombres que tergiversan las Sagradas Escrituras. El resultado: muchos en su confusión dejan de buscar a Dios. Cuando una iglesia por sus líderes y sus miembros deja de demostrar amor, justicia, santidad, pureza, honestidad y transparencia, entre otras cosas importantes, demuestra que ha dejado de lado la Biblia y por ende ha dejado de pensar correctamente de Dios y de sus atributos revelados a la humanidad.

El pensar incorrectamente cuando pensamos en Dios nos lleva a la idolatria. Un ídolo no solo es de madera o de piedra o  algo visible, puede ser un dios falso creado en nuestra imaginación. El asumir que Dios es cómo nosotros lo imaginamos es elevar nuestro intelecto al nivel mismo de Dios y es una afrenta a Dios. Violamos el mandamiento que explicitamente prohíbe el adorar dioses falsos cuando no adoramos al Dios verdadero, sea porque creamos otro tangible o uno en nuestra imaginación.

A nadie le gusta que otros tengan un concepto equivocado de ellos. Dios es igual. Sabiendo que nuestra imaginación es capaz de inventar muchos conceptos errados de Dios, El nos ha revelado sus atributos y sus propósitos en la Biblia. Es imposible que Dios pueda ser definido en un libro o colección de libros, pues El es infinito. Dios busca ante todo el ser apreciado y adorado por su creación, que le adoren en espíritu y en verdad. (Juan 4:23-24) Por eso se ha revelado en la biblia.

Jesús resumió los mandamientos y los profetas en estas palabras:

Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. Éste es el primero y grande mandamiento.

Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. De estos dos mandamientos depende toda la ley y los profetas. Mateo 22:37-40

¿Cómo podemos amar a un Dios que  no conocemos? ¿Cómo podemos amar a un Dios en quién no pensamos o a quién no nos acercamos? (Hebreos 11:6) ¿Cómo amaremos a nuestro prójimo si no tenemos primero una relación de amor con el Dios que lo creó? (1 Juan 4:20)

El Dios revelado en las Sagradas Escrituras es un Dios personal, que puede ser conocido y amado y que nos ama. Aun su disciplina y corrección son una expresión de amor. Por eso la Biblia dice que debemos buscarlo mientras pueda ser hallado, antes de que sea demasiado tarde y ya no tengamos vida o deseos de conocer al Creador.

Buscad a Jehová mientras puede ser hallado, llamadle en tanto que está cercano. Deje el impío su camino, y el hombre inicuo sus pensamientos, y vuélvase a Jehová, el cual tendrá de él misericordia, y al Dios nuestro, el cual tendrá de él misericordia, y al Dios nuestro, el cual será amplio en perdonar. Isaías 55:6-7

Buscador:
¿Quiéres realizar un aporte?
Publicaciones por mes
Oremos por ellos
Plan de Salvación es una comunidad