23
Apr

Dios habla de diferentes maneras

Para entender y tener una experiencia con Dios es necesario saber claramente cuándo Dios nos está hablando. Si no sabemos cuándo está hablando Dios, el problema reside en el mismo corazón de nuestra vida cristiana. Dirigiremos nuestra atención a la manera en que Dios habla por el Espíritu Santo para revelarse Él mismo, sus propósitos y sus caminos.

Dios, habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras en otro tiempo a los padres por los profetas. Hebreos 1:1

Una verdad evidente en toda la Biblia es que Dios le habla a su pueblo de muchas maneras diferentes. En el Antiguo Testamento Dios habló mediante:

La manera cómo habló Dios en el Antiguo Testamento no es el factor más importante. El hecho es que Él habló y a los que le habló, supieron que era Dios, y supieron lo que les decía.

Cuatro factores importantes

  1. Cuando Dios habló, generalmente fue algo único para ese individuo. Por ejemplo, Moisés no tenía ningún precedente de alguna zarza ardiendo. Para Moisés lo importante no fue que la zarza que ardía, sino que no se consumía. No hubo ninguna otra ocasión en que Dios hablara de esa manera. Fue única, porque Dios quiere que nuestra experiencia con Él sea algo personal. Él quiere que lo veamos en una relación y no que dependamos de un método o una técnica. Si Moisés estuviera aquí hoy, a lo mejor se sentiría tentado a escribir un libro sobre “Mi experiencia con la zarza que ardía”. Luego toda la gente en nuestra nación trataría de hallar su propia zarza ardiendo. La clave no es cómo habló Dios, sino el hecho de que habló. Esto no ha cambiado. Él todavía le habla a su pueblo hoy.
  2. Cuando Dios habló, la persona estaba segura que era Dios quien le hablaba. Debido a que Dios le habló en una manera única. Moisés tuvo la certeza de que era Dios. La Biblia testifica que Moisés no tuvo duda alguna que su encuentro fue con Dios: el YO SOY EL QUE SOY.

    Y respondió Dios a Moisés: YO SOY EL QUE SOY. Y dijo: Así dirás a los hijos de Israel: YO SOY me envió a vosotros. Éxodo 3:14

    Moisés confió en Dios, lo obedeció, y tuvo una experiencia con Dios. ¿Podía Moises probarle lógicamente a otra persona que él había oido a Dios? No. Todo lo que Moisés podia hacer era testificar de su encuentro con Dios. Sólo Dios podía hacer que su pueblo supiera que la palabra que le dio a Moisés era la palabra del Dios de sus padres.

    Cuando a alguien como Gedeón le faltó seguridad, Dios con toda gracia se reveló aún más claramente.

    21 Y extendiendo el ángel de Jehová el báculo que tenía en su mano, tocó con la punta la carne y los panes sin levadura; y subió fuego de la peña, el cual consumió la carne y los panes sin levadura. Y el ángel de Jehová desapareció de su vista.

    22 Viendo entonces Gedeón que era el ángel de Jehová, dijo: Ah, Señor Jehová, que he visto al ángel de Jehová cara a cara. Jueces 6:21-22

    Gedeón estaba seguro que Dios le había hablado.

  3. Cuando Dios habló, la persona supo lo que Dios le dijo. Moisés supo lo que Dios le dijo que hiciera. Supo cómo Dios quería obrar a través de él. Por eso presentó tantas objeciones. Sabía exactamente lo que Dios esperaba. Esto fue cierto para Moisés, Noe, Abraham, José, David, Daniel y otros.
  4. Cuando Dios habló, sucedió un encuentro con Dios. Moisés habría sido necio si hubiera dicho: “Esta experiencia con la zarza ardiendo ha sido maravillosa. Espero que me ayude a tener un encuentro con Dios”. Ese fue un encuentro con Dios. Cuando Él le revela la verdad, por el medio que sea, ése es un encuentro con Dios. Ésa es una experiencia de su presencia en su vida. Dios es el único que puede hacer que tu experimentes su presencia.

Este modelo se halla en todo el Antiguo Testatmento. El método que usó para hablar fue diferente de persona a persona. Lo importante es:

  • Dios le habló a su gente en forma particular.
  • Ellos supieron que era Dios.
  • Supieron lo que Él les dijo.

Cuando Dios hablaba, ocurría un encuentro con Él. Cuando Dios le habla por el Espíritu Santo a través de la Biblia, la oración, las circunstancias y la iglesia, tu sabrás que es Dios; y sabrás lo que te está diciendo. Cuando Dios te habla, ese es un encuentro con Dios.

Un modelo equivocado

Has escuchado cuando algunos dicen: “Señor, realmente quiero hacer tu voluntad. Deténme si estoy equivocado, y bendíceme si estoy en lo correcto”. O bien ésto: “Señor, voy a avanzar en esta dirección. Cierra todas las puertas si no es tu voluntad”. Ese no es el modelo de Dios en ninguna parte de las Escrituras.

Tu no puedes permitir que te guíe tu experiencia. No puedes permitir que te guíe la tradición, un método o una fórmula. Frecuentemente la gente confía en ellas porque son fáciles. Hacen lo que les place, y echan sobre Dios la responsabilidad total. Si se equivocan, esperan que Él intervenga para detenerlos. Si cometen errores, le echan la culpa a Él.

Si quieres conocer la voluntad y escuchar la voz de Dios, debes invertir el tiempo y el esfuerzo necesario para cultivar una relación de amor con Él. ¡Eso es lo que Él quiere!

La palabra de Dios es nuestra guía. El modelo Biblico es que Dios siempre da dirección al comienzo. Tal vez no te diga todo lo que quisieras saber al principio, pero te dirá todo lo que necesitas saber para hacer los ajustes necesarios y dar el primer paso de obediencia. Tu tarea es esperar hasta que Dios te de las instrucciones. Si empiezas a hacer antes de tener dirección de Dios, lo más probable es que te equivoques.

Comments

  1. muy pero muy buenisima página, te felicito por ese gran trabajo y dedicacion e inspiracion por hacer una pagina tan gratificante, es muy agradable saber que personas como usted pueda inspirarse y ser una persona muy sabia.

  2. Luigi Medina says:

    Gracias por este sito y paginastodos los temas que hay aqui son de enseñanza muy valiosa.

Buscador:
¿Quiéres realizar un aporte?
Publicaciones por mes
Oremos por ellos
Plan de Salvación es una comunidad